¿Cómo vive un expatriado la crisis del Coronavirus?

“Vivo fuera de mi país y estoy muy preocupado por mi familia, me siento impotente, inseguro y triste”. 

Estos son algunos de los sentimientos que pueden experimentar las personas que viven en un país ajeno al suyo. Nadie está preparado para afrontar una crisis mundial como la que tenemos actualmente y si estamos lejos de las personas que queremos, puede agravar nuestra salud emocional, mental y física.
El coronavirus afecta a la salud física y a la economía, pero también a las emociones y a la mente de toda la población. El estado de alarma obliga a quedarnos en casa y eso puede tener enormes repercusiones en distintas áreas, como son: la relación de pareja, las relaciones con familiares y amigos, y también nos puede hacer sentir frustrados, con ansiedad, deprimidos, etc. Incluso algo tan simple como sentirnos perdidos y no saber cómo administrar el tiempo, ocasionando una sensación de horas eternas.
Al temor que ha generado el contagio de la propia enfermedad se une el hecho de que supone un cambio drástico de nuestra rutina. Quedarse en casa durante varios días y las consecuencias que tendrá, es un choque que no siempre es fácil de digerir. Las sensaciones pueden empeorar si te encuentras lejos de los tuyos y tienes la sensación de no poder hacer nada por ellos.
Por eso queremos darte algunas recomendaciones:
En primer lugar has de saber que es normal tener miedo e inquietud ante esta nueva situación, con indiferencia de que te hayas contagiado o no. Pero no has de permitir que ese temor te domine ni se transmita a quienes te rodean. Identifica el miedo y gestiónalo racionalmente.
Te ayudará hablar con otras personas de la situación, pero no ser alarmista y evita conversaciones circulares. También es importante que estés informado, pero no estés pendiente de las noticias las 24 horas del día. Eso no tendrá otra consecuencia que hacer crecer tu ansiedad.
Crea una rutina, estar todo el día en casa sin unas tareas asignadas hará que la cuarentena se te haga más larga y resulte más difícil de gestionar emocionalmente.
Plantea unos horarios y unos objetivos para cada día, vístete y no pases el día en pijama, y sobre todo…mantén el contacto con tus seres queridos a través de las nuevas tecnologías. Aprovecha para ponerte al día con tu serie favorita, para ordenar el armario del que llevas meses hablando o hacer un curso de cocina online.

Al principio pueden parecerte gestos sin importancia, pero en realidad te ayudarán a normalizar la situación y evitarán que te centres en pensamientos negativos.
Si precisas de asesoramiento o ayuda para gestionar esta situación no dudes en contactar con Thamar Psicología. Hemos suspendido nuestra actividad presencial, pero ofreceremos nuestros servicios de manera online hasta final de mes.

 Thamar

 

 

Otros posts...

Artículos Relacionados